Estrellas y Borrascas

WEB DE VICENTE AUPÍ / OBSERVATORIO DEL POLO DEL FRÍO DE TORREMOCHA DEL JILOCA

EL OBSERVATORIO

Informe climatológico del año 1986

Atardecer en Torremocha en diciembre de 1986. (Foto: Vicente Aupí)

Situación del 10 de febrero de 1986, durante la entrada de aire polar que afectó a España, en especial al cuadrante noreste peninsular. El mapa corresponde a 850 milibares, unos 1.500 metros de altitud. (Wetterzentrale)

Las observaciones de 1986 corresponden al periodo en el que la estación meteorológica tuvo un emplazamiento completamente urbano, que abarca de noviembre de 1985 a noviembre de 1987. Por ello, para los promedios y los datos comparativos de la serie se han excluido los correspondientes a 1985, 1986 y 1987 y se han utilizado únicamente los años de observaciones en el emplazamiento actual en pleno campo, es decir, desde noviembre de 1987 hasta la actualidad.. De esta forma se evita alterar una serie cuyos datos son valiosos no sólo por su interés climatológico, sino también por la fiabilidad del lugar de observación, al estar fuera del área de influencia de zonas habitadas. Ello no es óbice para que incluyamos aquí los informes anuales de 1986 y 1987, de los que llama la atención la notable diferencia en algunos datos de temperatura respecto al resto de la serie, especialmente en los promedios de las temperaturas mínimas estivales. No es casualidad, tampoco, que en 1986 y 1987 se den los promedios anuales de las temperaturas mínimas más altos, con 4,6 y 4,8 ºC, respectivamente. Por tanto, y a diferencia de lo que sucede con el resto de la serie, al analizar los informes de 1986 y 1987 es necesario tener en cuenta su carácter urbano a pesar del pequeño tamaño de la poblñación.

Febrero lluvioso y nivoso

La temperatura media anual de 1986 fue de 11,0 ºC. Como sucede en 1987, resultan llamativos los datos térmicos estivales, notablemente altos y que contrastan con el resto de la serie al estar influidos, seguramente, por la influencia de la isla de calor de la población. El invierno tuvo un comportamiento que puede considerarse normal, aunque destaca del mes de febrero su carácter húmedo, con varios tenmporales de nieve y lluvia que acumularon una precipitación mensual de 60,7 litros por metro cuadrado (mm.).

En el balance anual de precipitación sólo superaron a febrero los meses de mayo y septiembre, con registros mensuales de 75,4 y 76,1 mm., respectivamente. La precipitación anual estuvo por encima de la media, con un total de 406,1 mm.

Máxima absoluta en el solsticio de verano

Las temperaturas extremas se observaron en junio y febrero: la máxima absoluta fue de 36,6 ºC el día 28 de junio y la mínima absoluta bajó hasta los -12,0 ºC el 10 de febrero. El dato de la máxima absoluta no es raro, ya que es habitual a lo largo de la serie que en los días próximos al solsticio de verano se alcancen temperaturas muy altas coincidiendo con la entrada de alguna masa de aire sahariana sobre España. El régimen de heladas fue destacable, sobre todo si se tiene en cuenta que a pesar del emplazamiento urbano de la estación, a lo largo de 1986 se registraron en total 122 días de helada.

Abril fue uno de los meses más anómalos, con una temperatura media de 6,2 ºC, que hizo que en 1986 este mes también mostrara la tendencia a un comportamiento más bien frío que se ha producido con cierta recurrencia a lo largo de la serie de Torremocha.

"Aun a pesar de tener relojes rotos en los baúles, en las Nubes de Magallanes se guardan los más absolutos y recónditos momentos"

Carmen Cortelles

Estrellas y borrascas
Todos los derechos reservados.
© Vicente Aupí. Salvo indicación en contra todos los textos y las fotografías son del autor. Su uso o reproducción sólo se permite mediante la correspondiente autorización previa.
CONTACTO: vaupi@estrellasyborrascas.com