Estrellas y Borrascas

WEB DE VICENTE AUPÍ / OBSERVATORIO DEL POLO DEL FRÍO DE TORREMOCHA DEL JILOCA

EL OBSERVATORIO

Informe climatológico del año 1985

Árboles cercanos a la ermita de la Virgen del Molino, en Santa Eulalia del Campo, durante la mañana del 28 de noviembre de 1985. (Foto: Vicente Aupí)

Puesta de sol en el valle del Jiloca, fotografiada desde las faldas de Sierra Palomera en julio de 1985. (Foto: Vicente Aupí)

El 15 de noviembre de 1985 se inician las observaciones meteorológicas de forma sistemática en Torremocha del Jiloca gracias a la entrada en funcionamiento de la estación meteorológica. Desde esta fecha hasta noviembre de 1987, la estación estuvo instalada en un emplazamiento urbano, y desde noviembre de 1987 hasta la actualidad se halla en los terrenos municipales situados al noroeste de la población, en una zona cercana al río Jiloca en plena naturaleza.

Invasión de aire polar en enero

Teniendo en cuenta que de 1985 sólo se cuenta con un mes y medio de observaciones es lógico que no pueda elaborarse un informe climatológico del año. No obstante, aunque no con datos permanentes, se estudiaron a lo largo del año algunos de los episodios meteorológicos más importantes, en especial el de la ola de frío del mes de enero, una de las más importantes de finales del siglo XX en España. En el caso de Torremocha, aunque la nueva estación aún no había empezado a funcionar, se tomaron las temperaturas durante algunos de los días de la invasión de aire polar. El dato más significativo fueron los -23 ºC registrados el 7 de enero de 1985. El registro se anotó sin garita meteorológica, mediante un termómetro de máxima y mínima situado al aire libre a dos metros sobre el suelo en el interior de la población, en un recinto cercano a viviendas habitadas. Durante algunos de los días de la ola de frío las máximas no superaron los -6 ºC.

Temporales de nieve en noviembre y diciembre

Tras la puesta en marcha de la estación meteorológica, con la garita y los instrumentos de tipo oficial, noviembre y diciembre de 1985 también se caracterizaron por episodios notables. Uno de ellos es el de la cencellada que se produjo en la madrugada del 28 de noviembre, durante la que la mayor parte de la vegetación del valle del Jiloca apareció congelada, tanto a ras de suelo como en los árboles.Tras las nevadas de la víspera, la madrugada del 28 de noviembre se registró una temperatura mínima de -15,2 ºC a causa de la irradiación sobre el suelo nevado. Aquel mes de noviembre fue, en general, borrascoso y turbulento en buena parte de España. Diciembre también finalizó con un temporal de nieve y temperaturas muy bajas, que culminaron los días 30 y 31 con mínimas de -12,0 y -15,0 ºC, respectivamente.

La hoja climatológica que aparece al pie de estas líneas se incluye meramente a efectos informativos, dado que sólo hay datos de diciembre y una parte de noviembre. Los registros de precipitación no constan debido a que comenzaron a anotarse en enero de 1986.

"Aun a pesar de tener relojes rotos en los baúles, en las Nubes de Magallanes se guardan los más absolutos y recónditos momentos"

Carmen Cortelles

Estrellas y borrascas
Todos los derechos reservados.
© Vicente Aupí. Salvo indicación en contra todos los textos y las fotografías son del autor. Su uso o reproducción sólo se permite mediante la correspondiente autorización previa.
CONTACTO: vaupi@estrellasyborrascas.com