Estrellas y Borrascas

WEB DE VICENTE AUPÍ / OBSERVATORIO DEL POLO DEL FRÍO DE TORREMOCHA DEL JILOCA

EL OBSERVATORIO

Informe climatológico del año 2011

Gráfica del microbarógrafo del Observatorio de Torremocha de los días 29 y 30 de mayo de 2011. Las constantes oscilaciones de la presión atmosférica están asociadas a la extraordinaria actividad tormentosa de ambas jornadas, en las que se registraron en total 9 granizadas en menos de 24 horas.

Carácter climático del mes de mayo de 2011 en España. Desde extremadamente seco (ES) a extremadamente húmedo (EH). Elaborado por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Imagen de satélite del 30 de mayo de 2011, en la que se aprecian los potentes focos de actividad tormentosa en el noreste de la península Ibérica. (Foto: NERC Satellite Receiving Station, Dundee University, Scotland)

Con una temperatura media de 11,2 ºC, 2011 es el quinto año más cálido de la serie climatológica de Torremocha. Pese a que la primavera mantuvo la tendencia húmeda iniciada en 2008, el segundo semestre de 2011 marca un cambio que ha continuado durante la primera parte de 2012, con promedios de precipitación por debajo de lo normal. Pese a ello, el balance pluviométrico anual alcanza los 444,5 mm. y se sitúa como el quinto más lluvioso de la serie, si bien el dato está enmascarado y oculta el perfil más bien seco que ha tenido el año, especialmente en el segundo semestre, en el que septiembre, octubre y diciembre apenas han aportado precipitaciones. La clave reside en que de los 444,5 mm. del total anual de precipitación, más del 50% ( 234,5 mm.) se recogió en los meses de abril y mayo, que en conjunto protagonizaron un periodo notablemente lluvioso y tormentoso.

Mayo excepcionalmente tormentoso

La precipitación total caída en mayo de 2011 ha sido de 157,2 mm., récord de la serie que supera a los 143,8 de mayo de 2008, que ya fueron excepcionales. En el caso de mayo de 2011 destacan los episodios de los días 1, 29 y 30. El día 1 se desbordaron algunas ramblas del municipio, y los días 29 y 30 se observaron 9 granizadas en total, 8 de ellas el 30, en un episodio tormentoso de los más notables de la serie. La precipitación del día 30 de mayo fue de 52,6 mm. Este mes acumuló 13 del total de 24 días de tormenta registrados a lo largo del año.

Salvo abril (77,3 mm.) y noviembre (84,8 mm.), los demás meses fueron más bien secos, destacando especialmente diciembre y septiembre, con valores muy por debajo de lo habitual. No hubo ningún día de nieve en noviembre y diciembre. El primero de ambos fue muy húmedo, aportando el segundo registro pluviométrico mensual del año después de mayo. Sin embargo, diciembre, con sólo 1,7 mm. de precipitación total, fue muy seco y estable.

Cálido salvo en invierno

La media anual de 11,2 ºC es cálida. Las anomalías térmicas más significativas se dieron en primavera y otoño, mientras que el comportamiento témrico fue más normal en invierno y verano, a excepción de agosto. Abril fue el caso más notable: con un promedio de 11,9 ºC supera en 3,4 ºC la temperatura media de la serie en dicho mes. También fueron cálidos agosto, septiembre y noviembre. Aunque julio, con 19,1 ºC de media, fue algo fresco, los 21,4 ºC de media de agosto y la sequedad y calidez de septiembre favorecieron una prolongación del tiempo estival hasta bien entrado el otoño, en el que las temperaturas se mantuvieron por encima de lo normal durante toda la estación y sólo las lluvias de noviembre marcaron un cambio claro.

Respecto a los meses invernales, las temperaturas medias fueron completamente normales en enero, febrero y diciembre. El típico tiempo estable, con régimen nocturno de heladas, fue la tónica de los tres meses. En total se registraron 111 días de helada en 2011. Si bien en invierno las heladas caracterizaron el tiempo dominante, una parte del perfil cálido de 2011 está relacionada con la disminución de días de helada en primavera y otoño. En abril sólo hubo 3 y en mayo no se registró ninguno.

Las temperaturas extremas de 2011 en Torremocha fueron los 36,0 ºC del 17 de agosto y los -15,8 del 23 de enero.

"Aun a pesar de tener relojes rotos en los baúles, en las Nubes de Magallanes se guardan los más absolutos y recónditos momentos"

Carmen Cortelles

Estrellas y borrascas
Todos los derechos reservados.
© Vicente Aupí. Salvo indicación en contra todos los textos y las fotografías son del autor. Su uso o reproducción sólo se permite mediante la correspondiente autorización previa.
CONTACTO: vaupi@estrellasyborrascas.com