Estrellas y Borrascas

WEB DE VICENTE AUPÍ / OBSERVATORIO DEL POLO DEL FRÍO DE TORREMOCHA DEL JILOCA

PORTADAS

Vulcano: ¿Planeta o leyenda?

2012-06-17

En la segunda mitad del siglo XX algunos grandes astrónomos vivieron convencidos de la existencia de un planeta más cercano al Sol que Mercurio. El más ferviente fue el francés Urbain Jean Joseph Le Verrier, uno de los descubridores de Neptuno, que creía que las alteraciones observadas en la órbita de Mercurio se debían a la influencia gravitatoria de otro planeta, al que bautizó como Vulcano. Su convicción estaba basada en los informes de otros astrónomos que aseguraban haber visto un objeto desconocido cruzando en tránsito el Sol. Entre ellos estaba Edmond Lescarbault, quien logró convencer a Le Verrier hasta tal punto que éste hizo de la búsqueda de Vulcano uno de los principales objetivos de su carrera científica. Si Vulcano estaba ahí, su órbita tenía que ser tan próxima al Sol que las únicas opciones para observarlo debían ser sus tránsitos por el disco solar o la fase de totalidad de los eclipses de sol, cuando se oscurece el entorno del astro rey en el cielo diurno. Por ello, Le Verrier emplazó durante décadas a la comunidad astronómica a que estuviese atenta a cualquier tránsito de objetos no observados y a que estudiara en detalle todo acontecimiento imprevisto durante los eclipses de sol, en especial el que se produjo en julio de 1860, cuya franja de visibilidad cruzó España, hasta donde se desplazaron muchos de los grandes astrónomos de la época. El propio Le Verrier observó aquel eclipse desde Tarazona (Zaragoza) acompañado de su colega en el Observatorio de París Léon Foucault, inventor del famoso péndulo esférico con el que demostró experimentalmente la rotación de la Tierra. Otro equipo, encabezado por el jesuita italiano Angelo Secchi, siguió el eclipse desde el paraje del Desierto de Las Palmas (Castellón), mientras que el grupo liderado por el inglés Warren de la Rue lo hizo desde el municipio alavés de Rivabellosa. Sin embargo, Vulcano no acudió a la cita y ninguno de ellos logró observar nada relacionado con el misterioso planeta en aquel eclipse. En 1877, la muerte de Le Verrier se llevó a la tumba con él la gran expectación mundial acerca de Vulcano, y los posteriores estudios de Simon Newcomb dejaron en entredicho la pretendida relación de Vulcano con las anomalías en el perihelio de Mercurio, que aparentemente quedaron explicadas más tarde por la Teoría de la Relatividad de Albert Einstein. El mundo se olvidó de Vulcano, aunque su nombre evoca una de las grandes leyendas de la historia de la astronomía.

 

VER EL ARTÍCULO COMPLETO

 

ILUSTRACIÓN: Figuración del aspecto que tendría el Sol visto desde la superficie de Mercurio. Ilustración perteneciente a la obra Astronomía. Los astros, el Universo, de Lucien Rudaux y Gérard de Vaucouleurs.

Índice de artículos

"Aun a pesar de tener relojes rotos en los baúles, en las Nubes de Magallanes se guardan los más absolutos y recónditos momentos"

Carmen Cortelles

Estrellas y borrascas
Todos los derechos reservados.
© Vicente Aupí. Salvo indicación en contra todos los textos y las fotografías son del autor. Su uso o reproducción sólo se permite mediante la correspondiente autorización previa.
CONTACTO: vaupi@estrellasyborrascas.com