Estrellas y Borrascas

WEB DE VICENTE AUPÍ / OBSERVATORIO DEL POLO DEL FRÍO DE TORREMOCHA DEL JILOCA

PORTADAS

Estambul en blanco

2013-01-10

Quienes visitan por primera vez Estambul, planeta urbano que une Europa y Asia, rompen su primer mito: no es ciudad del desierto, sino lugar frondoso y húmedo que recibe cada año precipitaciones similarees a las de muchos lugares del norte de España, con un promedio anual de 852 litros por metro cuadrado. El segundo mito en caer es la creencia generalizada de que es una ciudad cálida. Salvo en los meses estivales, las temperaturas son frescas y la lluvia se encarga de envolver la atmósfera en un ambiente antagónico al de los paisajes desérticos, especialmente en el otoño y el invierno, en los que durante el periodo de octubre a enero es habitual que se recojan en torno a 100 litros de precipitación mensual. Y en la vieja Constantinopla también nieva. Lo hace un promedio de 19 días al año, y este invierno, el segundo temporal de nieve de la estación ha cubierto de blanco las calles, mezquitas y jardines entre los días 7 y 10 de enero. Muchos de los miles de turistas que visitan la mayor ciudad de Turquía en pleno invierno mostraban caras de asombro mientras la nieve dibujaba un paisaje indescriptible en Sultanahmet y la confluencia del Cuerno de Oro con el estrecho del Bósforo, en el que el puente Galata es, en cualquier estación del año, una encrucijada que sintetiza la magia de Estambul, allí donde el espectador nunca alcanza a resolver el misterio y todo se desborda mientras centenares de barcos cruzan bajo el puente, los pescadores se agolpan en sus barandillas llueva, nieve o luzca el Sol, las gaviotas se arremolinan sobre la vertical y el aire del Bósforo regala la transparencia necesaria para que desde el final de Europa veamos con nitidez el principio de Asia. Y en el corazón de Estambul, Santa Sofía (construida en el siglo V) y la Mezquita Azul no se disputan la historia, sino que se unen en la más hipnótica visión que pueda imaginarse mientras la nieve añade nuevos misterios.

 

FOTO: Panorama de la Mezquita Azul, o Mezquita de Sultanahmet, con su bóveda y los minaretes tapizados de blanco durante la nevada de la mañana del 7 de enero de 2013. (Foto: Gonzalo Aupí Cortelles)

Índice de artículos

"Aun a pesar de tener relojes rotos en los baúles, en las Nubes de Magallanes se guardan los más absolutos y recónditos momentos"

Carmen Cortelles

Estrellas y borrascas
Todos los derechos reservados.
© Vicente Aupí. Salvo indicación en contra todos los textos y las fotografías son del autor. Su uso o reproducción sólo se permite mediante la correspondiente autorización previa.
CONTACTO: vaupi@estrellasyborrascas.com