Estrellas y Borrascas

WEB DE VICENTE AUPÍ / OBSERVATORIO DEL POLO DEL FRÍO DE TORREMOCHA DEL JILOCA

PORTADAS

Hielo junto al Sol

2015-05-30

Mercurio nunca ha podido observarse bien a través de los telescopios. Su proximidad al Sol lo ha impedido, ya que siempre se mueve muy cerca del astro rey y, a causa de ello, sólo es visible durante poco tiempo a escasa altura por encima del horizonte, al amanecer o al anochecer. Pero, a diferencia de Marte, Júpiter y Saturno, no se puede observar en plena noche, lo que históricamente ha dificultado su estudio. Por ello, existía muy poca información acerca de este planeta, el más cercano al Sol, que sólo empezó a conocerse cuando la sonda espacial Mariner 10 se aproximó a él en los años70. El pasado mes de abril, la sonda Messenger siguió los pasos de la Mariner cuatro decenios después y nos ha brindado una nueva visión de Mercurio, tan nueva que nos obliga a romper los moldes de la que teníamos anteriormente. A este pequeño mundo siempre lo habíamos considerado un lugar infernal por las altas temperaturas que se alcanzan en su superficie expuesta al Sol, pero esta certeza ahora la tenemos que hacer compatible con el descubrimiento de que en los cráteres de sus zonas polares existe hielo de forma permanente. En el interior de esos circos, el suelo está lo suficientemente profundo para que los rayos solares no lleguen nunca allí, por lo que las temperaturas están continuamente en torno a los -170 ºC y hay una sólida capa de agua helada. La NASA ha confirmado estos datos, que ya se sospechaban desde hace años pero que ha confirmado la nave Messenger tras orbitar Mercurio en abril. Además, esta misión espacial ha puesto encima de la mesa de la ciencia un nuevo enigma: sobre ese hielo hallado en los polos de Mercurio hay una rara y oscura capa de materia orgánica, cuyo origen y naturaleza se desconoce.

 

FOTOGRAFÍA: Perspectiva del Polo Norte de Mercurio captada por la sonda espacial Messenger. En color amarillo los puntos en los que existen evidencias de agua helada, avaladas por los datos del Radiotelescopio de Arecibo. (Foto: NASA/Johns Hopkins University Applied Physics Laboratory/Carnegie Institution of Washington)

Índice de artículos

"Aun a pesar de tener relojes rotos en los baúles, en las Nubes de Magallanes se guardan los más absolutos y recónditos momentos"

Carmen Cortelles

Estrellas y borrascas
Todos los derechos reservados.
© Vicente Aupí. Salvo indicación en contra todos los textos y las fotografías son del autor. Su uso o reproducción sólo se permite mediante la correspondiente autorización previa.
CONTACTO: vaupi@estrellasyborrascas.com