Estrellas y Borrascas

WEB DE VICENTE AUPÍ / OBSERVATORIO DEL POLO DEL FRÍO DE TORREMOCHA DEL JILOCA

PORTADAS

Observar la lluvia de estrellas fugaces de las Perseidas o lágrimas de san Lorenzo

2013-08-09

Las Perseidas, la lluvia de estralles fugaces más popular, acude a su cita anual. Entramos en los días de mayor actividad de este enjambre de meteoros, asociado al cometa Swift-Tuttle. Del 10 al 15 de agosto se producen habitualmente los días del máximo, en especial en la madrugada del 12 al 13. En muchos lugares se las conoce como lágrimas de san Lorenzo, por la coincidencia en el calendario con el 10 de agosto, en el que numerosos pueblos de España honran a su patrón. La observación de las Perseidas 2013 no se verá entorpecida por el brillo de la Luna, ya que sólo está en fase creciente y se ocultará por el horizonte oeste a primeras horas de la noche, por lo que la oscuridad será total durante la mayor parte de la madrugada. Algunos años hay Luna llena en las fechas del máximo, de forma que el resplandor en el que queda envuelto el cielo impide ver muchos de los trazos meteóricos, pero este año las circunstancias son favorables en este aspecto. Quienes quieran observar la famosa lluvia deben olvidarse de instrumentos ópticos como telescopios y prismáticos; hay que seguir el fenómeno únicamente con nuestros ojos desde lugares con horizontes abiertos, con el fin de disponer de un gran campo visual. La mirada debe centrarse en la constelación de Perseus, donde se halla el radiante, el punto desde el cual parecen provenir la mayor parte de los meteoros. Perseus aparece por el noreste en las noches de agosto y no es difícil de localizar, aunque siempre es aconsejable el uso de un planisferio para orientarse en el firmamento. A bordo de la Tierra, nuestro planeta, estamos ahora en tránsito a través de la órbita del Swift-Tuttle, que cruzamos en agosto. Esas mágicas estelas que vemos en forma de Perseidas no son otra cosa que los restos del cometa escindidos por el espacio; el rastro que deja en su trayectoria cósmica. Esas partículas, en su mayor parte de sólo unos milímetros de espesor, se queman al entrar en la alta atmósfera por el roce con el aire, y su incandescencia es la que prtotagoniza el bello espectáculo celeste de las noches de agosto. Si quieres saber más acerca de las Perseidas puedes leer también este artículo.

 

ILUSTRACIÓN: Recreación de la extraordinaria tormenta de estrellas fugaces que se produjo el 27 de noviembre de 1872 a causa de la desintegración del cometa Biela durante la lluvia de meteoros de las Leónidas, menos conocidas que las Perseidas al producirse en otoño. (Imagen: Observatorio Astronómico de la Universidad de Valencia)

 

Índice de artículos

"Aun a pesar de tener relojes rotos en los baúles, en las Nubes de Magallanes se guardan los más absolutos y recónditos momentos"

Carmen Cortelles

Estrellas y borrascas
Todos los derechos reservados.
© Vicente Aupí. Salvo indicación en contra todos los textos y las fotografías son del autor. Su uso o reproducción sólo se permite mediante la correspondiente autorización previa.
CONTACTO: vaupi@estrellasyborrascas.com