Estrellas y Borrascas

WEB DE VICENTE AUPÍ / OBSERVATORIO DEL POLO DEL FRÍO DE TORREMOCHA DEL JILOCA

EL OBSERVATORIO

Informe climatológico del año 1998

Mapa de temperatura a 850 milibares (unos 1.500 metros de altitud) del 11 de abril de 1998. Una masa de aire frío (en color verde) produjo temperaturas primaverales más frías que las de finales de invierno. (Wetterzentrale)

Algunos días de febrero de 1998 hubo temperaturas muy suaves., como muestra está gráfica del termohigrógrafo del Observatorio de Torremocha.

El año 1998 es especialmente representativo del periodo cálido de la década de los 90, que en el caso de la serie de Torremocha queda patente en la frecuencia de años con temperaturas medias por encima de los 11,0 ºC. Uno de ellos es 1998, con un promedio anual de 11,1 ºC y anomalías térmicas positivas en la mayoría de los meses. El invierno y el verano fueron especialmente cálidos, destacando febrero con 6,9 ºC de temperatura media mensual y julio con 21,3. Como ha sucedido en otros casos de años con inviernos poco rigurosos, la temperatura mínima anual no se ha registrado en los meses teóricamente más fríos, sino en noviembre, en el que se alcanzaron los -13,2 ºC el día 22. La temperatura más alta de 1998 fueron los 36,0 ºC registrados el 30 de julio.

Invierno cálido y abril frío

Dentro del llamado semestre estival, que comprende de mayo a octubre en latitudes medias como la de España, merece especial atención el carácter cálido que tuvo el cuatrimestre de junio a septiembre, con un promedio de temperatura de 19,2 ºC. En cambio, abril supuso el contrapunto, con una media de 7,9 ºC, inferior a la de marzo. Como en otras zonas de España, la serie climatológica de Torremocha de los años 1985 a 2010 muestra cierta recurrencia de anomalías térmicas negativas en abril, sobre todo en los años en los que el segundo tramo del invierno se muestra templado o claramente cálido, como en el caso de 1998. En abril de este año las temperaturas diurnas arrojan un promedio similar al que tuvo febrero: 14,5 en la media de las máximas de abril frente a los 14,1 de febrero, en el que el umbral de los 20,0 ºC se superó tres días.

Cinco meses sin heladas

La primera helada de otoño y la última de primavera muestran una mayor condescendencia de los rigores frente a otros años. El 21 de octubre fue el día en que el termómetro bajó de los 0 ºC por primera vez, y el 28 de abril se produjo la última helada primaveral. No heló, por tanto, en todo el periodo comprendido entre mayo y la primera quincena de octubre. El número total de días de helada fue de 119, de los cuales sólo 15 correspondieron a febrero, que tuvo menos días que marzo (18) y noviembre (20).

Máximos pluiviométricos en mayo y agosto

Por debajo de la media anual de precipitación, 1998 fue algo seco, con un total de 337,5 litros por metro cuadrado (mm.). Mayo y agosto, con 85 y 68 mm., respectivamente, fueron los meses más lluviosos. Sus datos confieren nuevamente a la actividad tormentosa una clara relación con los máximos pluviométricos anuales, algo que se repite numerosas veces a lo largo de la serie y que supone que, algunos años, los mayores aportes de lluvia se den incluso en pleno verano. En este caso, aunque térmicamente fueron similares, julio y agosto se mostraron distintos en su régimen de precipitaciones. Mientras que agosto arroja el segundo máximo del año, julio fue totalmente seco, ya que la precipitación fue nula.

"Aun a pesar de tener relojes rotos en los baúles, en las Nubes de Magallanes se guardan los más absolutos y recónditos momentos"

Carmen Cortelles

Estrellas y borrascas
Todos los derechos reservados.
© Vicente Aupí. Salvo indicación en contra todos los textos y las fotografías son del autor. Su uso o reproducción sólo se permite mediante la correspondiente autorización previa.
CONTACTO: vaupi@estrellasyborrascas.com