Estrellas y Borrascas

WEB DE VICENTE AUPÍ / OBSERVATORIO DEL POLO DEL FRÍO DE TORREMOCHA DEL JILOCA

EL OBSERVATORIO

Informe climatológico del año 1993

La estación meteorológica del Observatorio de Torremocha durante el temporal de nieve de finales de febrero de 1993. (Foto: Vicente Aupí)

Temperaturas a 850 milibares (unos 1.500 metros de altitud), del 29 de agosto de 1993, día en el que se registró la primera helada estival de la serie de Torremocha. Se aprecia, en color amarillo claro, que el cuadrante noreste peninsular está afectado por una masa de aire más fresco. (Wetterzentrale)

Una temperatura media anual de 9,5 ºC sitúa a 1993 como el año más frío, junto a 1991, en la serie iniciada en 1985 en Torremocha. Los dos años, 1991 y 1993, comparten idéntica media anual. Aunque ninguna de las estaciones de 1993 fue extremada, el invierno, la primavera y el otoño fueron algo fríos, lo que influyó en el promedio anual. Después de 2007, el año 1993 es el que muestra una media de las temperaturas mínimas más bajo, que fue de 2,0 ºC, lo que en la práctica nos habla de que se trata del año con las noches más frías desde que se iniciaron las observaciones. Ello en una visión de conjunto, no en el sentido de que los registros fueron los más bajos, ya que otros años superan claramente a 1993 en sus temperaturas mínimas absolutas.

Heladas a finales de agosto

Precisamente, uno de los ragos destacados del año fue el escaso periodo libre de heladas, que fue de poco más de tres meses, entre el 22 de mayo y el 28 de agosto. El 29 de agosto de 1993 se registró la primera helada estival de la serie de Torremocha, con una mínima de -0.1 ºC. Este dato, en cualquier caso, fue anecdótico, por cuanto agosto fue, de hecho, el único mes cálido de 1993, con una temperaturas media de 21,0 ºC. Julio, en cambio, dio un discreto promedio de 19,3 en la línea moderada global del año.

Invierno y primavera fríos

Enero y febrero fueron algo fríos, ya que ninguno llegó a los 2,0 grados de media. La primavera fue también fría, especialmente en abril, que se conformó con un promedio mensual de 6,6 ºC y tuvo noches gélidas para la época del año, con una media de las mínimas de -0.3 ºC. No es casualidad que 1993 ostente el récord de la serie en número de heladas: 151 días, de los que 16 correspondieron al mes de abril, un dato notable. Las temperaturas extremas fueron los 37,2 ºC del 5 de agosto y los -14,5 del 25 de febrero. Esta última se produjo después de uno de los principales temporales de nieve del invierno.

Lluvias por debajo de la media

En cuanto a las precipitaciones, el balance anual de 340,3 litros por metro cuadrado (mm.) queda por debajo de la media. Agosto, en el que la actividad tormentosa fue nula, no registró precipitación, y la tónica general del año fue de falta de precipitaciones y registros discretos en los meses del máximo. El más lluvioso, con 81 mm., fue septiembre, mes en el que se despertó de forma notable la actividad tormentosa ausente en agosto. El segundo máximo pluviométrico del año correspondió a octubre, con 66 mm.

"Aun a pesar de tener relojes rotos en los baúles, en las Nubes de Magallanes se guardan los más absolutos y recónditos momentos"

Carmen Cortelles

Estrellas y borrascas
Todos los derechos reservados.
© Vicente Aupí. Salvo indicación en contra todos los textos y las fotografías son del autor. Su uso o reproducción sólo se permite mediante la correspondiente autorización previa.
CONTACTO: vaupi@estrellasyborrascas.com