Estrellas y Borrascas

WEB DE VICENTE AUPÍ / OBSERVATORIO DEL POLO DEL FRÍO DE TORREMOCHA DEL JILOCA

EL OBSERVATORIO

Informe climatológico del año 1987

Nieve en Sierra Palomera en enero 1987. (Foto: Vicente Aupí)

Temperaturas de los días 13 al 16 de enero de 1987. Poco antes de la madianoche del 13 se produjo la llegada de una masa de aire glacial acompañada de un temporal de nieve, plasmada en repentino descenso térmico. Las temperaturas permanecieron bajo cero los tres días siguientes.

A 1987 hay que considerarlo como un año cálido, aunque es necesario subrayar que, en el caso de Torremocha, las temperaturas están claramente influidas por el efecto isla de calor del núcleo urbano debido a que en sus dos primeros años de funcionamiento la estación estuvo instalada en el interior de la población, en un emplazamiento cercano a viviendas habitadas. Es a partir de noviembre de 1987 cuando se traslada la estación a un emplazamiento en pleno campo, a casi un kilómetro de distancia del núcleo urbano.

Emplazamiento urbano y efecto isla de calor

Por ello, para los promedios y los datos comparativos de la serie se han excluido los correspondientes a 1985, 1986 y 1987 y se han utilizado únicamente los años de observaciones en el emplazamiento actual, es decir, desde noviembre de 1987 hasta la actualidad.. De esta forma se evita alterar una serie cuyos datos son valiosos no sólo por su interés climatológico, sino también por la fiabilidad del lugar de observación, al estar fuera del área de influencia de zonas habitadas. Ello no es óbice para que incluyamos aquí los informes anuales de 1986 y 1987, de los que llama la atención la notable diferencia en algunos datos de temperatura respecto al resto de la serie, especialmente en los promedios de las temperaturas mínimas estivales. No es casualidad, tampoco, que en 1986 y 1987 se den los promedios anuales de las temperaturas mínimas más altos, con 4,6 y 4,8 ºC, respectivamente. Por tanto, y a diferencia de lo que sucede con el resto de la serie, al analizar los informes de 1986 y 1987 es necesario tener en cuenta su carácter urbano a pesar del pequeño tamaño de la poblñación.

Única efeméride de noche tropical

En el caso de 1987, la temperatura media anual fue de 11,4 ºC. El invierno tuvo como protagonistasvarios temporales de nieve en enero y febrero, que se mostraron propensos a los episodios fríos. El verano, en cambio, fue claramente cálido, aunque los 22,9 de media de agosto se antojan anormalmente altos y claramente influidos por el emplazamiento urbano de la estación en esas fechas. Cabe anotar aquí, precisamente, que el 16 de agosto de 1987 se da la única efeméride de noche tropical en Torremocha desde el inicio de las observaciones en noviembre de 1985. La temperatura mínima de aquel día fue de 20,3 ºC, pero desde entonces no ha vuelto a darse ninguna mínima por encima del umbral de los 20 ºC, a pesar de que algunos de los veranos posteriores han sido en conjunto más cálidos. En este sentido, parece evidente que la efeméride de 1987 tuvo que ver claramente con el efecto isla de calor urbana.

En 1987 hubo 98 días de helada, correspondiendo la primera de otoño al 6 de noviembre y la última de primavera al 8 de mayo. Las temperaturas extremas del año fueron los 39,0 ºC del 15 de agosto y los -11.1 ºC del 8 de enero.

El año fue seco, con un balance anual de 342,1 litros por metro cuadrado (mm.) que se queda por debajo de la media. Sólo octubre, en el que se superaron los 87 mm, destacó por su carácter lluvioso.

"Aun a pesar de tener relojes rotos en los baúles, en las Nubes de Magallanes se guardan los más absolutos y recónditos momentos"

Carmen Cortelles

Estrellas y borrascas
Todos los derechos reservados.
© Vicente Aupí. Salvo indicación en contra todos los textos y las fotografías son del autor. Su uso o reproducción sólo se permite mediante la correspondiente autorización previa.
CONTACTO: vaupi@estrellasyborrascas.com