Estrellas y Borrascas

WEB DE VICENTE AUPÍ / OBSERVATORIO DEL POLO DEL FRÍO DE TORREMOCHA DEL JILOCA

CIELO Y TIERRA

El volcán Eyjafjallajökull y los riesgos para el clima

Imagen del satélite Modis de la NASA, en la que se aprecia la expansión de la nube de cenizas (arriba, izquierda) del volcán Eyjafjallajökull desde Islandia hasta las cercanías de Escandinavia y el norte del Reino Unido.

16
ABR
2010

Es una de las grandes erupciones de los últimos tiempos. El volcán Eyjafjallajökull ha despertado con violencia en Islandia, expulsando toneladas de cenizas a miles de kilómetros y cubriendo el cielo del norte de Europa. Desde hace días, la noticia relacionada con este fenómeno natural es el impacto en el espacio aéreo, que ha causado el cierre de numerosos aeropuertos. Pero en la mente de los científicos hay otro temor: un impacto sobre el clima. Es probable que las cenizas del Eyjafjallajökull no sólo se hayan extendido horizontalmente en la atmósfera; se cree que también han sido inyectadas en la estratosfera, la capa situada encima de la troposfera, que es la que habitamos en superficie. Si se confirma puede haber efectos notables, como los hubo en el pasado con otras grandes erupciones volcánicas, como las del Tambora (1815), Krakatoa (1883) y Pinatubo (1991). Esta última fue suficiente para enfriar 0,6 grados la atmósfera de la Tierra. En 1816, un año después de la erupción del Tambora, Europa vivió el año sin verano. El problema reside en que el manto de cenizas puede sobrevivir uno o varios años en la alta atmósfera. La nube opaca que estos días impide el tráfico aéreo será limpiada poco a poco por el viento y las precipìtaciones, ya que la dinámica atmosférica es muy grande en la troposfera, pero el lavado es más complicado en la estratosfera, donde la estabilidad es mayor. Las partículas volcánicas tapan la radiación solar y esto,, a su vez, hace descender la temperatura del planeta. Aunque los grandes impactos históricos los han producido en su mayoría volcanes situados en latitudes cálidas, como el Tambora, el problema de loas erupciones cercanas a las zonas polares es que la tropopausa está a un nivel inferior, del orden de lo 8 kilómetros en lugar de los 15-17 del ecuador y los trópicos, por lo que es más fácil que las cenizas alcancen la estratosfera.

Índice de artículos

"Aun a pesar de tener relojes rotos en los baúles, en las Nubes de Magallanes se guardan los más absolutos y recónditos momentos"

Carmen Cortelles

Estrellas y borrascas
Todos los derechos reservados.
© Vicente Aupí. Salvo indicación en contra todos los textos y las fotografías son del autor. Su uso o reproducción sólo se permite mediante la correspondiente autorización previa.
CONTACTO: vaupi@estrellasyborrascas.com